jueves, 7 de enero de 2010

24º Maratona de Lisboa.

Previos.

La disputa de un Maratón, es el sueño de todo corredor de fondo, y la culminación, es tocar el cielo; un cielo tan azul y tan esplendoroso que te hace flotar… flotar durante un tiempo en la vida del ya considerado “maratoniano”. Cuando uno se plantea la aventura de correrlo, ya se imagina las partes positivas y negativas que conlleva éste hecho, si bien es cierto que todo maratoniano nunca mira al fracaso; aunque éste pueda aparecer. No busca excusas, solo quiere conquistar el objetivo, sin más… uno siempre cree que sus posibilidades serán recompensadas unido al sufrimiento en su disputa.

Pero correr y terminar un Maratón, es un conjunto de sacrificio, constancia, sufrimiento, preparación, psicología, estudio y muchas cosas mas… A una prueba tan dura como es el Maratón, nunca, nunca se le debe de perder el respeto, ya que al final lo pagas; y con mi experiencia doy fé de ello. Un maratón son 2, 3, 4 horas o mas, de zancadas tras zancadas, una coordinación mezcla muscular, fuerza, mente… si algo falla, por muy bien que lo tengas estudiado, al final te lleva por delante; y de otro modo, si acudes a ésta prueba sin los previos exigibles, por norma te llevará a no culminar el objetivo o a casi algo esperado, sobre todo cuando acudes con carencias.

El Maratón de Lisboa, me ha puesto claramente en mi sitio; me ha hecho abrir los ojos, y no faltar al respeto a una prueba tan dura, para todo corredor de fondo. Falto de preparación; series, cambios, tiradas largas, pero sobre todo aclimatar las piernas a la dureza de 3 o 4h; en definitiva kms.

Si unimos éstos factores a problemas previos con los que acudí a Lisboa, en forma de resfriado, sinusitis… hace del éxito una utopía. Llegué pesimista a Lisboa, con la sensación de echar una carta al aire, y esperar a que cayera de mi lado. No lo considero en su conjunto un fracaso, lo considero una falta de autoridad o respeto.

Fueron unos días duros, los previos, la inseguridad me la encontraba por todos los rincones. Para
colmo el dia previo, noche y despertar…sentado en la cama del hotel, y viendo como la impotencia me cubría el ánimo. No sabía que hacer, ni siquiera sin empezar a correrlo, a disfrutar de ésta fantástica ciudad milenaria. La noche, no fue buena, pero el despertar peor; dolor de cabeza, y que ya unido a los nervios previos, me hacía o me insinuaba a tomar una determinación…aun allí no la tomé; por momentos mi ego, me sacaba de éste malestar de momento…

Suena el despertador, son las 6; a Ino la dejo un poco mas durmiendo, aunque poco a poco se va desperezando y preocupando por mi; sabe lo que me ocurre, pero lo que no sabe realmente es que mi negatividad me cubre por completo, y que tengo un miedo tremendo a comenzar si no pasan estos dolores de sien debido a la sinusitis y mi carga mucosa…

No lo pienso, voy a correr… me visto, preparo el avituallamiento, salimos del hotel… el desayuno
sería cercano al lugar de salida, al cercano estadio 1º de Mayo. Cogemos el metro, llegamos, vemos una cafetería donde tanto maratoniano entra a endosarse su desayuno, su alimentación previa, en definitiva a coger fuerzas…Pedimos el nuestro, no consigo ingerirlo con garantías, no puedo… me colapsa la impotencia, voy al baño; me miro al espejo, me veo mal, mis ánimos por los suelos,vuelvo con Ino…pasa por mi cabeza abandonar, no empezar… Ino intenta convencer de un posible éxito, que todo ésta en mi cabeza, y que soy muy negativo, ya desde días atrás… tiene razón, pero no sabe que no quiero, que no me atrevo…sin encajar el café en condiciones, ni siquiera el bollo, bajamos…

Por momentos, el transito de corredores al lugar de salida, los previos, el speaker, distintos olores… la cita con los chicos españoles… Parece cambiar el sentido de mi cabeza…nos saludamos, intercambiamos detalles, unas risas, otro grupo de chicos conocidos de J.Carlos, y Felipe, son Gustavo, Jose y Amelie…se adhieren a la charla previa, calentamos, correteamos, mi cabeza se distrae, por fin se enfoca a lo que sería mi 4 Maratón…

--------------------

Lisboa.

Lisboa, oh Lisboa, bella ciudad milenaria, ciudad de fados, ciudad de encantos, ciudad de misterios. Una vez aterrizado el viernes por la mañana, pronto muy pronto, Ino y yo nos tiramos a la calle, queríamos disfrutarla por sus calles mas adentros de lo que sería luego “La Maratona”… ciudad de tranvías, de coquetos tranvías, de turísticos tranvías… pronto coceríamos el 28, todo un clásico y que recomiendo recorrer por su parte alta del Barrio Antiguo de Alfama, bello, viejo, singular, zona de fados, de olorientes cocinas, de callejuelas, de ropas colgadas en sus fachadas sin pudor… Un bello paseo entre un sinfín de turistas.

Elevadores, el de Santa Justa el mas singular, vistas para la baja Lisboa, desde el Castillo de San Jorge, bello lugar, con sus casitas bordeando el entramado de bloques, donde los guerreros defendían la ciudad… Su Catedral, llamada la “Sé” de estilo gótico, y muy deteriorada por la humedad de la desembocadura, la enorme desembocadura del Tajo o Tejo… Oh Lisboa, bella y antigua Lisboa… todo un placer sus paseos.

La noche llegó, y llegó pronto, el anochecer lisboeta se adelanta en el reloj… la noche emerge, las cocinas se mezclan con los fados; tristes fados, cantautores propios, que hacen florecer la melancolía a todo el que se acerca, silencio, mucho silencio, solo los fados, hacen del viejo barrio, un sólido casi único. Cena con velas, al son de uno de ellos, los susurros en las mesas adquieren forma, mientras el fado sale a flor de piel, los singulares versos, los sonidos instrumentales …

Sábado, dia previo; vuelta a la calle, no queremos perder ni un minuto en callejear, tenemos por delante un programa de visitas; visitar Belem, y su torre característica pegada al rio como un creciente…, su monasterio de los Jerónimos de toques góticos, he incluso su pastel típico, pastel de hojaldre en forma de tartaleta de nata… El Barrio Alto, zona de Chiado/Baixa, el Lisboa mas cosmopolita, Elevadores sobre la ciudad, castañeros por todas las esquinas de la zona mas noble; su Plaza del Comercio, que aunque en obras, da su salida de Lisboa al rio, al enorme Océano a la vista… donde conquistadores partieron en su dia a hacer de sus conquistas sus éxitos.

Bellas plazas, con iluminaciones navideñas, pastelerías, siempre una a cada paso; terrazas, ambiente coqueteado con sus, en parte ruinosas fachadas o inacabadas, con sensación de llevar a demasiada honra lo de ciudad vieja, ciudad milenaria, ciudad derruida por los pasos de los siglos…

El cuerpo me iba remitiendo a un estado algo desangelado… nos vamos a la cena de la Pasta que nos ofrece la organización...

--------------------

Estadio 1ºMaio; 9h.

El bullicio se contagia, hace disimular mi decadencia ante ésta afrenta. Un estupendo ambiente en las pistas de atletismo del estadio 1º maio; intento visualizar todo detalle ante el inicio de un Maratón, los nervios previos de todo corredor, sus ganas de triunfar, sus estiramientos, sus conversaciones previas, las tácticas, olores corporales mezclados son insignes sprays; todo ésta apunto, mi cabeza se aísla, se forma una coraza ante tanta duda. Despido a Ino, creo que mi mirada, no la convence en ésta caso ante ésta cita, sus ánimos no ven en mi una reacción muy positiva…en fin, nos besamos.

Pistoletazo de salida, los cerca de 1500 runners avanzamos por las pistas de 6 calles del estadio 1ºmaio, hasta que salimos entre una multitud de gentes animosas para sus corredores. Decidimos la mayoría quitarnos las camisetas previas para el calentamiento y las entregamos a nuestras queridas acompañantes, yo suelto el cortavientos a Ino, va a llover, si; pero no parece que mucho, el aire no sopla en exceso; peor sería que cambiara, al ser una carrera muy abierta, por enormes y largas avenidas.

Los primeros kms, me noto raro; y es que correr un Maratón siempre motiva, aun estando en difíciles situaciones. Correr un Maratón es un sueño, siempre lo será. Siempre hay un primero, que es el que mas emociones conlleva, pero no hay maratones iguales, son 42km llenos de ilusiones. Correteo al ritmo marcado a la baja, me propongo ir a 5.30, no se como funcionará; aunque no es esto lo que mas me preocupa, viendo el estado con el que comencé el despertar.

El clima perfecto, no hay escusas, nublado, temperatura ideal, amanece lluvia, o leve lluvia, como pasados unos kms hace confirmar…se lleva, se avanza, la confianza se renueva, las piernas van, la cabeza ausente de pesimismo… km5. 27.33, lo acordado, danzamos por una autovía solitaria solo para corredores, camino del Estadio de La Luz, se nos hace demasiado larga, y demasiado grande para los corredores, subes y bajas, a un ritmo estable…volteamos el sentido para coger otra circunvalación, camino del km 10. 55.15, es el parcial, mas o menos o establecido, llevo bien es discreto ritmo…bordeamos el parque forestal Monsanto, de gran amplitud… y ya nos encaminamos a la zona comercial alta de Plaza España, aquí el perfil se endurece, tan pronto subes 100m con desnivel que lo bajas y lo vuelves a subir, rompepiernas malicioso… las piernas encuentran su sufrimiento, nos deslizamos por el Parque Eduardo VII, por su margen derecha, es descenso, se acumula bastante animación, seguimos descendiendo…km15.1h23.. los ritmos co
ntinúan bien.

Descenso por la Avda Libertad para encarar la zona de Baixa, primer avituallamiento liquido de bebidas energéticas, naranjas... paro; en pleno descenso paro, me bebo toda la botella… veo a una chica estirar…va dolorida.. continuo camino de la Plaza de Comercio, y paso por el turístico Elevador de Santa Justa, multitud de gente animando…sin duda alguna para todo corredor es el momento mas ilusionante, ver a la gente animar…

Media Maratón, tiempo 2h y pico, he bajado, las piernas, y la fuerza a disminuido, y quizás en el perfil mas favorable, mi respiración no es la misma del inicio, voy encontrando secuelas.. giro a la recha para encarar la zona del rio, en Casi do Sodré… me encuentro a la multitud de animadoras personales, con Ino a la cabeza… hago un gesto… no puedo mas!! Las fuerzas, las he perdido… le indico que abandono…!! Falla algo, estiro con ella…sus ánimos me intentan fortalecer, pero yo se que no hay solución… Hasta allí he llegado, me noto abandonado, tirado a la suerte… solo muy solo, con mi poca fuerza, no consigo engancharme a algún grupo… aun así continuo algún km mas, mas flojo, mas despacio… paro de nuevo, ando, troto, vuelvo otra vez… hasta que el km 23,160m… decido con rabia, tirarlo todo por la borda… me siento en el suelo… me encuentro abandonado. Es una pena, el maratón tiene estas cosas.

Vuelta al encuentro con Ino y las demás chicas; voy andando y pensando.. un policía me dice que si me encuentro bien, lo agradezco… me dice que si quiero una ambulancia… le digo que no, que no es cuestión de ambulancia, es cuestión de moral, de cabeza… de dolor interno, en definitiva de impotencia. Aun así es un detalle por parte suya.

Mi decepción se completa cuando llamo a Ino, preparado para lo que sería la vuelta por el km.33… y que nunca llegaré. Se decepciona.. me nota abatido, desconsolado…sabe como lo vivo, como lo disfruto, y no terminarlo me veía roto… Sus ánimos no fuerzan nada en mi, no puedo.

De vuelta al Estadio 1ºmaio, entre impotencia, veo a mis compañeros Felipe y Juan Carlos, encarar con sufrimiento su enésimo Maratón, en 3h45; enhorabuena chavales… habéis cumplido… poco después llegan Gustavo y Jose, en pleno sufrimiento por los últimos 4kms, de cuestas… Amelie, la debutante y nueva maratoniana llega alguna hora después con el orgullo de poder conseguir éste nuevo titulo.


Lisboa, oh bella Lisboa; ciudad milenaria, bien merece ser visitada. Volveré sin duda que volveré… Cascais, Sintra… mas lugares, y quien sabe si terminar lo que no pude hacer este año.

6 de Diciembre de 2009.
Javier.

9 comentarios:

Jaime N@v dijo...

Bonita crónica, Javier. Te comprendo, y creo que es mas difícil abandonar que seguir.
Esta experiencia te hará más fuerte, seguro.
Hay muchos, así que a disfrutar de lo que venga.
Un abrazo

Jan dijo...

Que pena que no pudieras acabar en Lisboa, pero seguro que habrá otras oportunidades. Vaya ciudad más bonita..

Te sigo leyendo

RA dijo...

Admiro tu capacidad de autocrítica, joder, estoy impresionado por tu reflexión, y por tu forma de respetar a la carrera. Seguro que te esperan grandes experiencias en todos tus Maratones.

Tania dijo...

Excelente crónica Javier!! vaya sinceridad!! después de esta experiencia terminarás todos los maratones que te propongas!

Desafortunadamente de las malas experiencias es cuando realmente aprendemos y créeme que acostumbro a tener en cuenta la experiencia de los demás para aprender y ahora después de leer tu crónica, le tengo más respeto al Maratón!
bss
Tania

Risco dijo...

Buena crónica.
Es duro pero no hay nada que motive más que la derrota.
Seguro que la p´roxima será mejor.

Un abrazo

VICMAN dijo...

El primer paso para solucionar algo es ser consciente de los errores.

Me ha venido muy bien tu crónica de cara a mi debut en la Maratón de este año.

El galgo de Manoteras dijo...

la cronica es pura emocion,impresionante lo duro que tiene que ser tomar la decision de abandonar.
El solo hecho de decidir correr 42km ya es de valientes que alguno como yo todavia no nos atrevemos.

Seguro que pronto te quitas esa espinita.!!!!!ANIMO VALIENTE!!!!

More dijo...

Muy emotiva tu cronica,Javier,pero estoy seguro que volveras y terminaras esa maraton,es que somos asi de testarudos.

Un abrazo.

Carlos Lopes dijo...

Gostei muito do Blogue e do Post. Pena a situação, bonitas as palavras... nem tudo na vida é perdido, umas vezes ganhamos outras perdemos e quando perdemos lutamos para ganhar na próxima... Lisboa é única, Lisboa é suja, Lisboa tem um cheiro próprio, Lisboa é o Tejo... Lisboa é a Alma... Lisboa é onde eu moro.