viernes, 22 de julio de 2011

Maratón Alpino Galarleiz; cosas que pasan...

... apenas puedo bajar de el coche, que rincon tras rincon, va recogiendo a los retirados de la misma. La carrera ha sido dura, y muchos corredores no hemos podido terminar... somos 6 corredores, los que llegamos sobre las 14h30 de la tarde... Visualizo a Ino, no puedo andar, me cuesta avanzar sin tener que pararme, mi pie izquierdo delata nada bueno... la carpa de la Cruz Roja, la tengo enfrente, en el parque del Ayuntamiento, dificultosamente acceso a ella, y pronto, los voluntarios y medico de la carrera me atienden muy cuidadosamente; apenas puedo agacharme a quitarme la zapatilla y la media de compresión... muchos voluntarios alrededor, y el miedo en el cuerpo, que será... me tumbo en la camilla, me quitan la zapatilla y la media, y es entonces cuando ven, mi alcance de la lesión, del motivo de mi abandono en el km28... cuando ya no puedo mas, cuando llorando desconsolado, decido no avanzar mas, en éste mi debut Alpino en la distancia de los 42km.

Mi tobillo está muy hinchado, la parte esterior y frontal está dolorido, y en nada llega en medico traumatologo, imagino, y es cuando, por momentos no encuentro lugar para la desolación; me dice "puede que tengar fisura o rotura de la cabeza del peroné..." palabras fuertes, entre el dolor y desesperanza, miro a Ino, enfrente, muy desconsolado, con mezcla de rabía y fatalidad, por momentos las lagrimas no me salen, aún querido envolverme... me preparan el pie con hielo, vendas, tiene que llegar al hospital inmovilizada la zona... por que era eso... había que ir al Hospital para hacerme unas placas; mucho miedo en el cuerpo, y muy pesimista, tanto que me veía imposibilitado a correr durante algunos meses...

Camino del Hospital de Cruces, en Baracaldo... voy por momentos pensando porque y donde pasó... fué en el km 8´5, en la primera bajada fuerte, la del Zalama... tras una subida controlada inicial... un hoyo, una piedra, falta de elasticidad de mi tobillo... cual fuera el traspies, me encontraba de inicio, ya marcado para el resto de la carrera... no sabía el alcance, pero si era consciente, de que muy apurado iba a llegar... Mientras los voluntarios en la Ambulancia, me daban conversación, no querían que me viniera abajo, aunque por momentos, si estuviera... el portugues paisano de Cristiano Ronaldo, me daba conversación futbolistica, viendo que era de Madrid, sacó el tema a saco, que majo el chico, luego el otro me pedia datos para el hospital, y luego al terminar se incluyo muy positivamente en la conversación.  
En compañía de Luis, Carlos y Santi. minutos antes...

Todo comenzó en San Pelayo, precioso pueblo burgales, tipico pueblo de piedra con sus prados alrededores, que bello paraje... tras el traslado que tuvimos que realizar en cerca de 40m desde Zalla, lugar de llegada para los grandes valientes de los 42km... poco a poco ibamos acercandonos al Hospital, mi pesimismo por momento no encontraba salida al exterior, impotencia; era un dolor contenido fisico y siquico, que podia hacer... ya estamos me dijo, el voluntario de Madeira, abrieron las puertas traseras, cuando fuí a bajar, éste me cogió de las piernas y me bajo el solo, Gracias chaval!! Todo para que no sufriera mas, de lo que estaba sufriendo... veo a Ino, complicidad en el ambiente, no podia trasladarla optimismo... sería un hoyo, una piedra, un no se que, pero oí algo en ese momento, una especie de crack, y que me fué acompañando el resto de carrera.

Salí de San Pelayo, abrigado... no quería sorpresas, como así pasaría en cuanto a la vestimenta cara a las alturas, incluí una camiseta tecnica de manga larga, y el cortavientos del Club, ésto unido a un buff en mi cabeza, luego fueron tramos de calor relativo y viento y frio... fué muy acertada mi elección, ya que en ningun momento tuve que retirarme alguna capa. Pasado el traspies, pensé, - bueno, si va calentito la zona, quizas pueda tirar y hacer kms, ya tendré zonas con los voluntarios, para que me rocien con sprays la zona y mantenga el tipo, asi ocurrió en tres ocasiónes, a la cuarta... La carrera constaba de subidas y bajadas, casi peores las bajadas, y era en esas zonas, donde sufria mas, pero las primeras posteriores aguantaban bien, las corria, en las subidas, intercalaba, ratos de andar lo mas rápido posible y trozo donde podía correr o trotar... 

Me adentro en el Hospital, me pasan a la sala de espera y en poco me llamaran para hacer unas placas, necesarias sobre todo, para descartar, mis peores presagios... Ino mientras les da los datos del paciente... Allí veo a un compañero, y que tuve la peor de las suertes, con su abandono en el km 36, en puertas del Martintxu, que fatalidad, le comentó... tiene un esgince de tobillo, está tranquilo... comentamos la jugada, las impresiones de la carrera, y no se que mas... mi mente ésta aislada, no encuentro concentración, veo todo muy negro... el compañero me anima, me da pie de que no va a ser nada, y se lo agradezco, vive en Las Rozas, me gustaria volver a encontrarme con el, para decirle lo que al final me ocurrió...

El viento puede con los corredores, es creo en la subida a Balguerri, cuando un viento horroroso, nos lleva a un banco de niebla, apenas llueve, pero mi decision inicial, de incluir el cortavientos en la carrera, me premia, sino hubiera estado vendido... luego alguna zona de rocas en todo el pico, algo dificultosa, y descensos complicados aunque con valla protectora agradecida, unas vistas increibles, un paraje espectacular, los senderistas abrigados hasta las cejas, con sus bastones... a lo lejos un embalse, se vislumbra todo su diametro, que bello es todo, verde, nubes, niebla, y todo compartido con muchos compañeros de aventura, je...

-Francisco Javier Hervás...- suena en boca del auxiliar, son momentos inquietos, en mi silla de ruedas, me adentro pasillos mas allá a la zona de rayos... al tener asumido lo peor, creo que ya me doy por vencido, por noqueado definitivamente, esperando el cruel desenlace... tras dos fotografias de la zona, me vuelvo a la sala de espera, allí está Ino, me pregunta... le contesto, le indico que me huele mal, soy negativo total... a mi compañero le diagnotican y le vendan su tobillo, se quedó en eso, en solo eso... tras su gorra, parece encontrar una tranquilidad a pesar de todo... Me vuelven a llamar, ahora para los resultados...

Me analizo, ya una vez pasado unos cuantos kms, tengo la zona dolorida, como el fin del resultado iba a ser conservador, aguanto tramos donde se puede correr, y voy andando, intento conservar piernas... y eso es, mis piernas van estupendas, ni isquios ni cuadriceps, encuentran ninguna molestia, gemelos bien, la respiración fenomenal, ratos andando, ratos corriendo, conservo fuerzas, pero quizas la cabeza, se encamina al tobillo que demasiada frecuencia...era normal. Pasamos la media maratón, antes de subir el Burugueno, unas cuantas subidas y otras terribles bajadas, pasamos por zona sombria, entra mucho barro y piedra...

Esta segunda llamada, si que quizas me acelera el corazón, mi nerviosismo se aparca en la puerta de entrada al resultado, tras una silla de ruedas; mis dedos por momentos se entrecruzan, me toca pasar... poco a poco mi pesimismo me aleja del mundo corredil, me veo lejos una temporada, que rabia... Ino se queda fuera, aunque hubiera querido que pasara, para los momentos que tenía que pasar... me tumban en la camilla, paso a paso, viene la traumatologa para darme la noticia, nervios, miradas fijas...

La bajada de Terreros, es complicada tambien, con menos viento, pero mucha piedra, a lo lejos un punto de control de liquidos y solidos, sobre el km 26, por aquel entonces podía correr a duras penas, es entonces, cuando creo que estuvo la clave de todo, ese avituallamiento, una vez analizado muchas veces, ya que hasta entonces, los dolores no eran tan intensos... esos 5m, quizas enfriaran la zona, y dejarla imposibilitada para el siguiente descenso... una llamada a Ino, indicandola que iba mal, poco después confirmó mis malos augurios... fué en la subida al Kolitza... pero sobre todo en la bajada, tras una estrecha senda, con parte de piedras... apenas podia ni andar, mis apoyos estaban hipotecados, alguna parada... a dos senderistas las dejo pasar, mucha bajada para poco apoyo, iba mal o muy mal... mi rabia por momentos se desconsolaba... de nuevo impotencia, aun quedamos unos 15km, con una superbajada en el siguiente alto, el de La Garbea... no llegaría a realizarla.

A esto, ya llega... por momentos aguanto la respiración... me hace hacer unos ejercicios de fuerza para el tobillo, una vez arrancada toda la inmobilización que me colocaron en meta... para poco después decirme... -bueno, tienes solo un esgince de tobillo...- uffff... respiré hondo, y fuerte... ha pasado lo peor, no es nada que ver con lo que el medico traumatologo de la carrera que me habia diagnosticado... mi pesimismo se transformo en una increible euforia... el abandono, se me habia olvidado... el objetivo era no llegar al estado posicionado del medico, por fin, escapé del peroné... los dedos volvieron a su posición... mi rabia por el abandono y cumplimentar mi primer maratón alpino, pasó como es normal, a un segundisimo plano...

La bajada de Kolitza, muy solo, me llevó a los voluntarios de la Cruza Roja, les pedí algún sprays, me llenaron el tobillo con ese calor... apenas podía apoyar el pie, ni andar podía, viendo mi estado, los voluntarios, me avisaron de lo que aún me quedaba para el estado con el que me encontraron, avisandome del tremendo descenso de la Garbea... por momentos no supe que palo coger, valoré mi estado... voy fenomenal de piernas, pero mi pié apenas puede soportar otra zancada, que hago... Abandoné entre lagrimas en el km28, cuando llevara 4h15, y 2900m acumulados,  mierdaaaa...

Una vez, el diagnostico en la mano, ya solo queda recuperarse, pero sobre todo, salir del Hospital de éste mal sueño... y que al final, pude ver con tranquilidad para que poco a poco pasen los dias de recuperación, como si fuera el descanso, que ya tenia previsto de 10 o 12 dias... la vida volvió a su estado...

Al llegar al hotel, la llamada de Santi, le habia avisado Carlos, de mi estado... gracias Santi... El logró coronarse en meta, bravo. Carlos, tambien lo habia hecho y con un tiempazo, que fenomeno está hecho (fué una pena no poder compartir éste final de carrera, con su merecida celebración, y fué una rabia inmensa la de no haber podido sacar el homenaje a Oscar, que habiamos planeado en la zona de llegada)

PD. GRACIAS A TOD@S, por vuestros apoyos en esos momentos de intranquilidad. Gracias a todos los que antes y después habeis estado ahí... via SMS, FACE, EMAIL, TELF.

Esto es un hasta luego, volveré a subirme al monte a correr, ahora mismo no se cuando volveré a retomar... tras estos dias de descanso, intentaré programar mis objetivos, para la nueva temporada, y que sin duda alguna, la montaña, mas tarde que nunca, volveré.

13 comentarios:

Pingüina Veloz dijo...

Vaya Javier, cuanto lo siento. Me ha llenado de emoción tu crónica y de veras que lamento que no pudieras completar tu primer maratón alpino, pero como tu mismo sentiste, es un alivio que al final sea un esguince y no una fractura o fisura, que te hubiera mantenido bastante más tiempo alejado de las zapatillas. Lo sé por experiencia, que menudo veranito me pasé yo el año pasado.

En poco tiempo estarás recuperado. Mucho ánimo!!! Que las montañas seguiran estando en el mismo sitio cuando regreses!

Un saludo

Fer Panama dijo...

Bueno Javi, dentro de lo malo que es un abandono, vas a superar esa lesión de seguro muy pronto. Nos tuviste con esos mensajes en el facebook a todos colgados durante las horas del traslado, etc,....estabas mas pegado en el Face que el Rafa Nadal cuando regala raquetas firmadas :)

La montaña siempre va a estar ahí, así que ánimo y mucha fuerza desde Panamá,

Tu amigo
FER

Anónimo dijo...

hola javi, soy mario, una crónica intensa, se deja sentir todo lo que viviste.
la montaña es así, bella y peligrosa, pero irresistible.
pronto estarás recuperado y listo para próximos retos y carreras que hay muuuuuuchas.
ya te diré de alguna de montaña que tengo en mente, a ver si te interesa, y podemos compartirla.

ánimo y un abrazo

mayayo dijo...

Un día duro, Javier. Habrá otros días mas dulces en el monte, mas adelante, seguro.

Y por cierto, en las peñas, todos pillamos más tarde o más temprano, las cosas como son.

Una idea: Si te apetece, ahora que tienes tiempo para recuperar poco a poco, igual te apetece probar a andar/trotar con bastones. A mi me van bien para maratones alpinos y ultras, con el fin de prevenir malos apoyos o asi.

El crusti dijo...

No cabe duda de que tienes más dolor de corazón que de tobillo. Esta espina nos la sacamos el año que viene.
Al menos ya conoces la parte más fácil de la carrera, jejejeje.
Tuviste el acierto de retirarte y evitar los dos descensos más duros y peligrosos, podía haberte agravado la lesión.
Faltan 360 días para Galarleiz 2012.
Ánimo y un abrazo

Santi

RA dijo...

Lo siento mucho, pero ya sabes, a recuperarse y a por la siguiente. Un abrazo. (es que te buscas cada carrerita que joer ...)

Charli dijo...

Lo más importante es que sea un simple esguince, la carrera va a estar allí el año que viene, y mientras tanto tienes carreras de montaña variadas para sacarte la espina...

Ánimo socio, un saludo

Jan dijo...

ya habrá otras oportunidades de conseguir ese sueño. Una pena porque estabas en una forma excelente.

Un fuerte abrazo

Celina dijo...

Mucho ánimo Javi! ahora es el momento de descansar bien, recuperarse de la temporada que has hecho -magnífica- y ya pensarás en frío qué cosas te apetecen hacer en el futuro. Un besote grande, enseguida estarás recuperado

Tania dijo...

Uffffff Javi, lo siento muchísimo, lo importante es que no fue nada grave, el esguince con un buen descanso y ejercicios de fortalecimiento estarás como nuevo!!
Créeme que lo que no mata nos hace más fuertes :-)
Un fuerte abrazo,
bss
Tania

Quique dijo...

Javi, siento que no pudieras terminar, pero ya sabes lo que tienes que hacer el año que viene, volver y reventar esas montañas...

Me alegro que solo haya quedado en un susto....ahora recupera bien el esguince y a seguir entrenando.

Bonita crónica....

Un saludo
Quique

Dani dijo...

Solo se quedo en el susto graciaa a Dios.
Las mosntañas no las van a quitar de ahi asi que el año que viene te desquitaras de esyos malos momentos que estas pasando ahora.
Un abrazo.

Fer dijo...

habrá nuevas oportunidades. A recuperarse y a volver a la guerra.