jueves, 11 de diciembre de 2008

XXXI Maratón de Donosti.

Por fin llegó éste ansiado día. Tantos días pensando en él, que poco a poco va desesperando la llegada a éste día; nervios, ansiedad, intranquilidad, emociones encontradas…, correr un Maratón siempre es y será la culminación de un reto personal para cualquier atleta popular, correr un Maratón es sin duda alguna la terminación de un periodo de entrenos muy exigentes en la parte física pero también muy exigente en la parte mental, la concentración es parte clave y definitiva para cruzar la línea de meta.

Para mi terminar un Maratón es la culminación a algo deseado durante mucho tiempo, se cumpla el objetivo personal o no, es una fuerza de voluntad con la que se lucha dia a dia, salir en días de frio, lluvia, viento, stress laboral, agotamiento mental, días de desanimo, etc… siempre después uno se siente recompensado por el disfrute de la prueba.

Cómo ya indiqué en el pasado Maratón de Madrid, terminar un Maratón era un sueño hecho realidad…y terminar un segundo?... bueno… pues aunque tengas ya una experiencia previa a la disputa de éste segundo, no deja de ser otro reto distinto, tienes la experiencia pero quieres mejorar, quieres realizar una superación al anterior, siempre a nivel personal, la parte egoísta de un corredor. Todos corredor para terminarlo, pero en nuestro foro interno queremos mejorar, siempre, sea lo que sea, no luchamos por ser mejor que nadie, no… queremos demostrarnos que si entrenamos bien, las resultados salen solos, y ganamos mas en autoestima deportiva.

Por otro lado, quiero y debo destacar que aunque ésta afición es un poco individualista, ya que uno persigue los ansiados registros ya pre-programados, con la lucha con uno mismo; la parte más vanidosa egocéntrica deja de serlo ante la admiración hacia las personas y hacia los retos de los demás cuando uno se ilustra y aprende cosas que uno lee o conoce sobre las personas más cercanas de éste mundillo.

Es ahí donde quiero llegar, llevo algo mas de 2 años y medio en éste ambiente, y aparte de esto último comentado, quiero destacar las personas que gracias a las carreras puedes llegar a conocer. En ésta ocasión en San Sebastián, he podido conocer a 2 encantadoras personas dignas de ser valoradas. David y Charly… dos personas anónimas que han dejado de serlos, gracias a ésta afición tan saludable. De David, éste castellonense, conocía su perfil atlético, muy bueno por cierto… o quizás demasiado bueno, casi profesional por sus retos conseguidos, y en que en la distancia en persona demostró lo que notaba con las lecturas en su bitácora, confirmó todo con una leve charla en los previos a la cita. En distancias cortas, una cercanía digna de ser recomendada, son de esas personas que parece que conoces de siempre, o casi.






De Charly, conocía sus comentarios blogueros, persona anónima, desconocida… aficionado a correr, a disfrutar del sufrido deporte atlético, igualmente apasionada por el disfrute de éste su primer Maratón, en su villa natal. No conocía nada de él, pero tanto para mi como para mi mujer Ino, fue un encanto de chico, desbordaba detalles…una leve charla con él en el previo maratoniano, dejaba ver su gran amistad.

Viaje a San Sebastián (Donostia).
Ya con los nervios a flor de piel y con las dudas del posible rendimiento, con mi consabido resfriado, partimos para la bella Easo, 6 horas de viaje entre lluvia y nieve, y recepción en el Colegio Mayor Olaraín de la ciudad vasca, gracias a la intermediación de Jose Manuel “Torcas” (UC3) otro gran Maratoniano.

Pre-Maratón.
Madrugamos, probando el…”quien madruga, dios le ayuda…”, fuimos para la feria, sita en el bello Estadio de Anoeta, los nervios y las ganas de que esto comenzara me empezaban a agobiar, no me encontra bien, ya la concentración iba en su parte mas negativa, solo gracias al ambiente previo me sacaba de éste mal fario. Ya con la bolsa del corredor en la mano, dentro del murmullo maratoniano, fué cuando charlamos con Charly, éste debutante en la mítica distancia de Filipides.
Nos despedimos, ambos teníamos idénticas intenciones para la disputa del Maratón, ambos nos sentíamos fracasados en las mismas, el terminaba su preparación con una leve rotura de fibras en sus últimos días, yo…que puedo decir, me sentía bastante inseguro, llegaba con los imprevistos a cuestas, resfriado, últimos entrenos no muy recomendables en su calidad, con un pensamiento de dudas sobre los ligamentos de mi pierna izquierda… Era echar un moneda al aire, os lo aseguro.

Según se acercaba la noche, llegaban mas los agobios previos, mi alegría por la disputa de éste segundo reto, se confundía por el “no Javi…no me encuentro bien, no se si lo voy a terminar, si quiera…” , era una autentica putada, tanto tiempo esperando, y zas, llegaba en el peor momento. Mientras la garganta se mezclaba con el triste consuelo medicinal.

Llega el día, mi Segundo Maratón.
Eran las 6.00h, mi cuerpo no se rendía, y quería dar guerra, un corredor popular, por muy popular que sea tiene y debe ser fuerte, dentro unos márgenes, claro. Acudimos a desayunar en las cercanías de Anoeta, donde unos venían otros iban; mientras unos terminaban la fiesta corrida en la noche donostiarra, otros madrugábamos para otra fiesta, la fiesta de los 42km. Fue difícil encontrar un sitio a las 6.30h para el leve desayuno, el ya habitual unido a mi ración de frutos secos, y litros de Aquarius. Por momentos mi pesimismo se aparcaba afortunadamente.

La mañana era gris, plomizo, amenazante y provocadora. Se acercaban las 7.00h, hora indicada para el encuentro con David, tenía ganas de conocerle... La hora se acercaba y fue cuando apareció Charly, con las mismas ideas y los mismos problemas, la intención era la misma, idéntica… “hay que acabar, como sea”; los planes se habían trastocados pero no había momento para pensar mas en lo ocurrido.

Mi vestuario era muy distinto, chubasquero de última adquisición (compramos uno de urgencia, ante lo que nos venía encima…), guantes, braga, gorra, todo para intentar paliar las dificultades climatológicas. Mi respiración entre se cortaba por los nervios y por la ansiedad. Leves estiramientos, unos pequeños trotes para intentar poner el “motor de arranque” a tono en su marcha mas corta.

Ya con la despedida de Ino y del padre de Charly, nos posicionamos en la parte trasera de grupo de los mas de 3000 runners; nos deseamos suerte, ese apoyo mutuo nos iba a venir muy bien.

9.00h el murmullo golpeaba nuestros corazones, el ambiente engrandecía el acto, fue superior. Las pulsaciones encontraban acomodo por nuestro pecho de una manera muy acelerada. 5 km en su vuelta corta por las largas y amplias avenidas donostiarras, que nos servían para encajar con la mejor cara posible el ritmo a llevar, zancadas, braceos... una buena posición de carrera, no perdía detalle dentro de mi cuerpo, respiración cómoda dentro de lo posible, el ritmo para empezar era satisfactorio para ambos. Algo menos de 30min en esos primeros 5km, para dar la primera vuelta “de honor” por el precioso Estadio de Anoeta, de momento el calor entraba en el cuerpo de una manera muy natural y las sensaciones aceptables.

Mi cuerpo no notaba nada extraño, el ritmo lo llevaba con ligera soltura, dentro del poco riesgo que llevábamos, ya que no era momento de aventuras, era como plantear carreras a 5km vista, pasando casi por el 6, se incorpora uno de los dos amigos de Charly, en función de liebres, con un trabajo espléndido, volvemos a encarar un tramo ya repetido en la vuelta corta, ésta sería de unos 18km, las conversaciones amenas se mezclabas con el disfrute visual hacia ésta ciudad norteña, sobre todo al llegar a las proximidades de La Concha con su elegante edificio Consistorial, encarábamos la zona del Boulevard, bella zona de paseo, los tiempos oscilaban entre 5.37 y los 6 y poco, la media era la anunciada. Entre conversaciones olvidaba marcan los cronos al paso del 10, pero serían sobre 57min. Tomábamos agua, aquarius en todos lo controles, faltaría más, eso unido a las provisiones que llevaba acuestas el debutante Charly... desde barritas...hasta dátiles, no nos faltaba nada, el grupo de desperdigaba, la carrera iba por grupos, nosotros atrás, pero por un momento, tuvimos a un grupo justo detrás nuestros, les gustaba el ritmo que ya llevábamos los 4, se había agregado el otro componente concertado con Charly, era la zona del Kursal y la playa de Zurriola, donde pudimos comprobar como estaba la mar, bastante revuelta, con enorme oleaje. El tiempo se nos echaba encima, empezaba a llover por momentos y que unido al fuerte viento en la parte mas litoral, hacía presagiar una parte final dura y anunciada.

--“El recorrido era fantástico, que fatalidad de no llegar en buen estado...”, comentaba para mis adentros, pero ya no había que darle mas vueltas. En una Maratón, cada uno llega con distintos objetivos, pero las circunstancias son las que dominan el resultado final. Se puede uno preparar para hacer un tiempo aproximado, pero depende luego de muchos factores; como llegar en la alfombra de salida, o de cómo encontrarte un clima imprevisto, una leve molestia muscular... o simplemente una mala digestión... Siempre será definitivo el poder acabarla con la cabeza bien alta.

Todos los que corremos un Maratón, sabemos de sobra, que no va a ser el único en la vida, que siempre habrá otro, y otro... entramos en la dinámica de que “hasta que las piernas me dejen”, y lo que no es menos cierto es que el que corre un Maratón sabe sus limites, y no hay que llevarlos a un extremo de sufrimiento excesivo.--

De vuelta para el Kursal y el puente sobre la desembocadura del rio Uruméa, nos adentrábamos en la zona mas concurrida del recorrido en las proximidades de la playa de La Concha, un encanto de disfrute veraniego, como hace 4 años pudimos comprobar, rodeada de enormes palacetes, ya entonces la temperatura iba empeorando, allí se encontraba Ino, en el punto convenido, momento moral importante, solo ella sabe con que sensaciones he llegado a ésta cita, solo ella sabe mis sensaciones la noche anterior... así que cuando nos cruzamos le pude enviar un mensaje positivo sobre como podía estaba desarrollando la prueba.

Pasamos por el puente bajo el Palacio de Miramar, un encanto entre ambas playas, La concha y ondarreta, fue allí donde pudimos ver que esto de correr también se lleva a un extremo de espectáculo, fue Charly y sus amigos los que me comentaron lo de éste tipo, un francés totalmente desnudo, (david habla de él) con su dorsal pillado de los pezones, y solo calzando sus potentes zapatillas, “un caso único en la especie”. Parece ser que en el país vecino le detienen si corre así, pero por las costas Vascas, no ponen reparo en que disfrute de su naturalidad y naturista, claro.

Ya en las avenidas de Loyola, una zona residencial con un cache inmobiliario importante, nos encarábamos a la zona mas fea del recorrido, eran unos 3 km (ya me informó Sergio Mayayo), con un leve desnivel asequible, para volver por sus propios pasos bordeando una rotonda final. De nuevo en ésta primera vuelta grande, camino de la zona playera, mucha gente animando y disfrutando de la misma, algo increíble...” vamos, aupa, fuerza, valientes”. Nuestras sensaciones se mantenían estables, acercándose ya a las 2h de carrera, camino de la media Maratón... fue entonces donde nos avisaban que se acercaba el casi ganador de la prueba, el Marroquí de turno, y que sacaba un par de minutos al segundo...

Nos acercábamos a Anoeta, una de las liebres se despedía con éxito de nosotros, había conseguido mantenernos en un ambiente distendido. Atravesando el Estadio Realista, solo quedaba el tramo final de la segunda vuelta de 18km con el ánimo muy bueno, aunque las piernas empezaban a pesar, sobre todo a Charly, salido de una leve rotura de fibras. Yo increíblemente para como me presenté en la salida, sentía satisfacción, había kilómetros de 5.30 y 5.40, para combinarlos con algunos mas lentos, pero las piernas funcionaban, mi tos dura, no aparecía, mis contenidos nasales estables... y pasaban los kilómetros, entre la multitud, quizás el paso mas difícil de la carrera, fue el tramo de nuevo por el Boulevard camino del Kursal y la playa de Zurriola, el tiempo se desató, fuerte viento, por momentos fuerte lluvia, iba racheado todo junto, sentía que el sudor acumulado se enfriaba en la zona lumbar, y eso me preocupaba, mi braga en el cuello me servía de tapadera para no llegar a algo inesperado, y que podía acabar con todas las intenciones.

Con un trabajo exquisito la 2 liebre nos deja el camino listo para la culminación, km29. Ya era cuestión de sacar ese orgullo que todo Maratoniano llevamos dentro, y rematar la faena con toda la fuerza posible. Paso por el 30, de nuevo el encuentro con Ino, le demuestro que mi fuerte pesimismo que ella me notaba la noche anterior pasa por momentos de esperanza. Agua, aquarius, pasas, plátanos eran de los últimos controles alimenticios antes del tramo definitivo y mas duro de encarar, el famoso “muro” del 32.

Pero –muro!!, y que muro, acaso en Donosti, no inventaron el muro, algo tiene que ver su perfil? No lo ví, y el Sr. Del Mazo?, quien es ese?, nada, me doy la vuelta y solo veo el gran ambiente que te lleva en voladas, por lo que en un momento de euforia, ocurre lo inesperado y arriesgado a su vez... Comento con Charly, muy soltura en éste ritmo conservador pero el indicado y que llevamos durante ya mas de 30km, le digo, que a la vuelta de la parte del recorrido por el polígono industrial, sobre el 36, intentaría forzar el ritmo para hacer un último milagro de bajar de las ansiadas 4h.

No llego a ese punto, pasamos el 32 y medio, hablamos, -“como sigues Charly?”- me comenta que tiene los gemelos un poco pasados, yo me encontraba con hacer ese último intento, mirando el tiempo que llevábamos, sabía que era difícil, que tendría que hacer parciales de 5.15 de media en ésos casi últimos 10, pero tengo que atacar de lejos, y no espero, mi decisión está tomada, no se si sería acertada... por otro lado me duele por que dejo al debutante Charly solo en su duro final, y todos sabemos que tener una referencia que te marque el ritmo, hace las zancadas mas fáciles.

Le deseo suerte, para ese tramo definitivo, sé que va un poco mal, le pasará factura su anterior leve rotura de fibras, y que tanto quebraderos dio a su fisio. Hago un cambio de ritmo, quizás excesivo, quien sabe, lo que si es verdad es que esa aceleración, la llevo bien, paso de 6 y pico a incluso 5.35, noto en esas zancadas que a pesar de esa mejoría, va a estar difícil, son 3 kms con similares parciales, hasta que... ya encarando el paseo de Loyola, noto el efecto contrario, me recrimino a mi mismo la actuación, por momento me clavo, es el 36, y lo peor me veo solo, sin capaz de aguantar un ritmo similar ni por asomo. Mi cabeza se nubla, duda, se cae al suelo, la soledad me hace por unos metros un sufrimiento nada espero, desisto en ese ritmo acelerado, encuentro a mi altura a un corredor, que lleva un ritmo de similar zancada. Me situó a su altura, hablo con el, es un experto maratoniano con mas de 20 a sus espaldas, y eso que le veo joven.

Ya solo queda terminar, desistir en el intento sub4h, y es momento de disfrutar de una ciudad preciosa, y que aunque el ultimo tercio el tiempo ha sido insoportable, mi cuerpo en el fondo no me trato mal, voy acabar si tener que detenerme en cualquier esquina y desmoralizarme por momento, no voy fuerte de mente, y las piernas van aceptables, eso si con sus muchos kilómetros. Es una charla amena la que entablo con Salvador, así se llamaba éste “veterano”, pasada la concha de nuevo, giramos a derecha para enfilar el tramo final de 3 kms, multitud de gente, y eso que somos corredores de casi 4horas, es increíble...-aupa- -vamos ya lo tenéis-, reconozco que tuve amago de lagrimas en mis ojos, iba emocionado, lo iba a terminar, quien me lo iba a decir.

Una señal de mi pesimismo, fue que en el chubasquero llevaba un móvil, esa era mi desconfianza a mi mismo, creía no capaz de terminar y de ésta forma avisar a Ino, para que no me esperara, que me rendía, que mi cuerpo dijo basta... Afortunadamente no lo usé para ésta posible decepción; pude escuchas 2 llamadas de mi padre y de mi hermano, y que sinceramente iba tan satisfecho que me dio ganas de cogerlas en directo y describir mis andanzas.

Salvador, me comenta que tira un poco mas, que acelera unos metros, yo no me arriesgo mas, por lo que ya con el ambiente de fondo, podría ser capaz de llegar sin riesgos, al fondo el estadio, al fondo de nuevo las emociones a flor de piel, quería llorar, pero iba ya tan justo que ni lagrimas salían de mis ojos. Había pasado mucho en las últimas horas.

Las cercanías a Anoeta, repleto de gente, e incluso puedo vislumbrar a los amigos y padres de Charly, la entrada al estadio, un momento único para la culminación de un Maratón, veo a Ino con su cámara en la mano, en la curva de los 100m, ella nota mi satisfacción, mi alegría, mis ganas por levantar los brazos, ella es mi parte anímica, es mi apoyo, lo es todo. La mujer del corredor siempre y será parte directa de los éxitos, como bien ha homenajeado David en sus comentarios para ellas, "En el Alma del Atleta" y que todos nos emocionamos con sus palabras.

4h09.34 mas de 13min de superación con respecto a Madrid de éste año, y con la sensación de que bajar de 4h es factible, siempre que sea con una superior preparación en tiradas largas, y suerte, claro que la suerte es importante, sobre todo las horas previas ante posibles contratiempos como fue en éste caso, pero que siempre a pesar de todo lo importante es cruzar la meta.

Felicitaciones.
A la organización de la misma, por tratar al corredor como si de un profesional se tratara a los cerca de 3200 casi anónimos. Con un perfil perfecto para las mejoras. Y sobre todo felicitaciones a la ciudad de San Sebastián (Donostia), por el trato dado al corredor y que en ocasiones era de entusiasmo sobre personas anónimas. A Charly que culminó su primer Maratón en 4h18, y que aunque con mucho sufrimiento en los tramos finales puso una muy buena nota en su debut.

Y gracias a todos los que o bien por telefono, sms, email y comentarios a éste bitacora personal, por los animos recibidos, GRACIAS.

Son momentos del CARPE DIEM, por lo que pasados unos días, podré marcarme otro reto maratoniano para el 2009.


Maratón de Madrid 2009??

13 comentarios:

Francisco Castaño dijo...

Felicidades por ese segundo maratón y sobre todo por conocer a esos dos cracks, esto de ser blogger tiene eso.

Jaime N@v dijo...

Javier, tu relato me ha puesto la carne de gallina, es fantástico. Aunque no conseguiste bajar de 4h, seguro que te ha servido coger una gran experiencia y confianza de cara a otros Maratones.
Yo, personalmente pienso que lo has hecho muy bien. Enhorabuena campeón.
Un abrazo.

mayayo dijo...

enhorabuena de nuevo, Javier.
Me alegro que completaras ese maraton 2, y ademas una mejora de marca importante, olé!
Como tu dices, ahora es momento de disfrutar lo logrado tras tantos esfuerzo y entrenos.
Y luego, tu verás si te apetece eso de "no hay dos..." ;-)

torcas dijo...

Enhorabuena Javier, por la carrera y por la crónica!. Un abrazo,

Jose

David Rodriguez Roures dijo...

Que grande eres felicidades,la próxima te puedo asegurar que las sub-4 lo tienes hecho,porque este ha sido un maratón duro por la climatología y por que no llegaste al 100x100,el próximo esta hecho.
También felicitar a Charly,para ser su primer maratón a dejado buena nota de su calidad.
De verdad que ha sido un placer conoceros y poder hablar un rato con vosotros,a mi me ha parecido un gran maratón,es mas el año que viene repito paro esta vez para acabarla lo mejor posible.
Por cierto gran narración, casi me veía corriendo por allí otra vez jeje,imagino que ya estarás recuperado o casi y con ganas de mas guerra,somos así de maquinas,bueno amigo da recuerdos a Ino y nos vemos en otra carrera,un saludo.

Javier HG. dijo...

FRANCISCO, es cierto que aquí se conoce gente que compartes aficiones, gente en que fijarte.
JAIME, siempre se corre para mejorar, aunque acabar ya es importante, lo de la piel de gallina puede ser, menudo frio que pase.
SERGIO MAYAYO, ...sin tres? pues yo creo que va a ser que... veremos.
JOSE MANUEL, al final todos aprendemos un mucho de lo que leemos.
DAVID, todo el animo del mundo para tu próxima MMP en media, dale recuerdos tambien a tu "sufridora" Rebeca,

GRACIAS POR VUESTROS APOYOS, Y FELICITACIONES, sin vosotros una parte de cada uno de nosotros estaría vacia.

Barney dijo...

¡¡Felicidades!! El clima hizo más épica aún esta gran aventura que son los 42 kms. Supongo que aún estarás disfrutando los recuerdos de las vivencias en Donosti. Me alegro un montón que todo fuera tan bien... todos los que acabasteis sois unos heroes. Un gran abrazo

Paco Montoro dijo...

Ya tenía ganas de leer tu post, pero con mas tranquilidad para no perder detalle.
Ante todo felicitarte por concluir tu segundo marathón. Ya eres un maratoniano convencido que cree en sus posibilidades. Y felicitarte por tu marca personal.
El marathón es la prueba reina Javier, y sin dudas la mas duras de todas. Acabar ya es un éxito y si consigues marca personal, la recompenza es doble.
Un fuerte abrazo y a recuperar.

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Bueno, ¡enhorabuena! Los maratones están para disfrutarlos y se ve que eso es precisamente lo que tú has hecho, ya habrá tiempo de meterse caña para el sub 4, ahora a descansar!!

Joan Josep dijo...

Muy buena crónica Javier, y muy buen maratón. Que vien reflejas lo mas importante de correr un maratón, que es disfrutarlo. Ahora ya podemos decir que eres un exxperto en eso de los 42195 al tener mas de uno en las piernas. Vente a Barcelona en Marzo y bajamos juntos de las 4.

Un saludo.

Javier HG. dijo...

BARNEY, èpico si, y contento tambien, y los recuerdps increibles... gracias por esas palabras.
PACO, si siempre será el primer objetivo acabar, pero... hay que exigirse mas sin descuidar esos principios de un corredor popular. gracias Malagueño.
HITA, que tal majete, tanto tiempo, te leo con todas tus andanzas por las carreteras madrileñas, éstas hecho un autentico runner, asi como tu bien dices me voy a descansar un par de semanas... o ya veremos.
JOAN, gracias por leer mi "testamento" con detalle. Barcelona? quizas otro año, está muy cerca en el camino y no hay tiempo, pero estaría muy bien acompañar a un sub4h, aprendería mucho mas., animo campeon.

GRACIAS A TODOS, COMPAÑEROS.

Santi Palillo dijo...

¡Enhorabuena Javier!, además con el tiempo que hizo tiene más valor si cabe.

Recuerdos a Ino de mi parte.

Javier HG. dijo...

SANTI, es cierto en la dureza, pero todos al final tenemos que saber capear todos los inconvenientes. GRACIAS, haber si coincidimos y podemos intercambiar experiencias.

saludos.