domingo, 20 de mayo de 2007

III Media Maratón de Almagro (Cdad. Real).


20 de Mayo de 2007.
21097m. 2h02´34.

....Fiasco....decepción.... fracaso.... incomprensible, incógnita...no sé...no entiendo nada, de lo que me ha sucedido. Mañana gris, la amanecida hoy, con nubes y pronostico de tormentas –ya por la tarde descargó de lo lindo, y más--. Tocaba madrugar, para hacer viaje a Almagro (Ciudad Real), sobre los 180km –tenemos afición y se demuestra—desde la villa de Pozorrubio (Cuenca). Enrique y yo, nos citamos a las 7´30h, dejando las fiestas de la noche a un lado, para dar paso de nuestra 3 Media Maratón, y con intención de batir nuestros registros. Era un largo viaje, para lo acostubrado, en las citas atleticas. A mitad de viaje una leve sacudida de agua nos hizo pensar, que iba a ser una carrera pasada por agua; pero no fue así, ya en las cercanías de Almagro, empezaba entre nubes a salir un sol un poco dubitativo.

Ya en Almagro, y con la hora un poco justita –como siempre—llegamos 20 minutos antes; nos dimos un paseito por las calles céntricas, buscando el lugar de salida, de ésta esperada cita, ya que teniamos que recoger el dorsal. Una vez recogido y ya cercanas las 10 horas, nos empezó a salir ese sol dubitativo, y notando algo de humedad, que para éstas horas iba a ser algo novedoso en ésta temporada de carreras. Empezaba a hacer calor, se notaba, sobre 25 grados y mucha humedad.

Chupinazo de salida, a éstos 400 valientes, dispuestos a disputar ésta gran etapa, por las calles empedradas, combinadas con sus buenos caminos de tierra. Nos propusimos marcar un ritmo de sobre 5min/km, en los primeros kilómetros, todo iba bien, ambos llevábamos un paso firme, en el fino y estirado grupo. Pero claro algo cercano iba a suceder, ya pasados los primeros 10 km, que los realizamos en 51´21, --que para la media era mantener un buen ritmo--, entonces fue cuando pasó lo incompresible, difícil de explicar, viendo la preparación llevada en las ultimas citas y entrenos...no lo sé, sinceramente, algo extraño pasaba... no iba, no mantenía el ritmo, --ya después de hacer sobre el km.12, una parada forzosa—veía que no iba.

No iba, y lo peor es que no tenía explicación, las piernas no tiraban, pero tampoco notaba lesión... el cuerpo no iba, pero tampoco notaba algo raro... no sé... quizas la fuerte humedad unido con la alta temperatura, puede ser.. quizas la falta de hidratación no prepara antes de empezar, puede ser... era inexplicable. Ya en el 14, comentado con Enrique que tirara él, que él si podía hacer un buen tiempo –y lo hizo--, que no iba a ser una carga, entendiendo que es bueno aprender de errores propios–aun sin saber la causa—y ya acabada la carrera sacar conclusiones. Así que a Enrique pronto le perdí la pista, yo tengo que decir, que paré..no tenía ningún problema fisico, no estaba mareado, solo que necesitaba agua, esponjas para refrescar, duchas en el recorrido, trozos de naranja, zumos, tomé todo.. quizas estaba deshidratado, me tomé la glucosa que ántes de salir me dío Enrique, pués sería ese el problema.

Así que me tomé el reto de terminar, lo facil sería dejarlo, pero en esto de los runners, no existe la palabra abandono –a no ser causa mayor, claro--, y me apliqué lo de correr para sufrir; de todo se aprende, de los días malos más, y éste es un día de muchas conclusiones, y sobre todo de cara a las nuevas citas, mezcladas con un calor, que estará presente en muchas de ellas. Mas kilómetros semanales, mejor estiramientos, mas hidratación, clave en las temperaturas venideras, y quizas controlar algo más, una alimentación, que puede ser que le falte algo.. hierro, hidratos, no lo sé.

Ya en meta, y con un sufrimiento sin sufrir, no me encontraba mal, no lo entendía, solo sé que llegué con 2h02´34, muy lejos, pero que muy muy lejos de la anterior marca, realizada en Madrid. Enrique cumplió el expediente con nota, con sus 1h56, un tiempo parejo al suyo anterior. A reseñar una muy buena organización y una buena bolsa de corredor –con trofeo incluido--, en su corto diambular en esto de las carreras. Ya dejamos Almagro, con destinó a Pozorrubio, y ya allí tomarnos unas cervecitas, y debatir lo ocurrido con nuestras respectivas mujeres y amigas –ésta vez se quedaron--.

2 comentarios:

ELMOREA dijo...

Yo no pude ir al final. El calor es un compañero de carreras muy incomodo, yo lo vivi en MAPOMA y es francamente desagradable cuando el cuerpo no tira, pero esto es así, no hay que darle muchas vueltas. En contrapartida hay dias en los que uno se siente volar. Solo hay que esperar a que nos coincida con alguna carrera jaja.
Saludos y a correr

anita dijo...

No te preocupes javier, que ya tendrás oportunidad de tener tu revancha, por lo qeu contas, po rmas que notenias nada fisico, parece qeu te faltaba mucha hidratacion, no?

beso!