viernes, 17 de mayo de 2013

Mas MarcoPolo que Monstruo, aquí de vuelta...

Aquí estoy de nuevo, tras algo mas de un año, sin pasar por la blogosfera runneril; un año que da para mucho, y quizás en mi caso, para menos o casi nada. En fin, que os voy a contar lo que ha ocurrido en éste ´breve´año de motivaciones. 

El año 2011, fué muy intenso en entrenos y objetivos, fué un año donde llegué a lo mas alto en resultados, siendo éstos una prioridad secundaria, claro está; pero es normal, que ante el aumento y buenos entrenos, los resultados sean los mas optimos; fué sin duda hasta dia de hoy el mejor de siempre, en mi vida runneril, aunque ya venía apuntando desde el 2010, de que ésto se podía conseguir. Mejorando en 10kms, 41´45 en la Carrera del Agua, un buen registro en la Media de Santa Pola, 1h34, casi 35; dos maratones, mejorando uno al otro, Barcerlona y Castellón, 3h44 y 3´34, respectivamente, una prueba exigente de montaña, como el Maratón de Galarleiz, inacabamo tras lesión inicial en el tobillo, y aún asi aguntando y no poder mas, en el km 28... en definitiva, muy buenos entrenos, lleva lo otro; buenos resultados.

Ya en el 2012, iba a ser de desconexión, de dejarse ir, de bajar kms, ya que, los mas de 2,300kms en las piernas, pasarón factura, ya no en las piernas, quizás, mas bien en la cabeza, necesitaba desconectar, me sentía bloqueado, de tanta exigencia, al menos para mi; ésto unido a problemas de ánimo, por las causas que a muchos hoy en dia, nos afecta... dije, a parar... por tanto tuve, que bajar en entrenos, en carreras, y en defintiva, en exigencias conmigo mismo. 



En éstos primeros meses del 2012, aún iba a mantener la fuerza, el ritmo y algo de ganas, para correr a buen ritmo los 15kms de Tres Cantos, a un ritmo bestial, apenas un mes del Maratón de Castellón, 1h05, debía haber sacado aún partido de esa buena forma que me encontraba, pero no fué así, no quise, forzar mas la máquina; me iba a dedicar con menos entrenos, a intentar correr carreras de 10kms, como así fué en la carrera de Torrejón de la Calzada, unos 10kms rapidillos y muy cómodos, la verdad, en 42´pelaos, llevando  tan como hablamos a Mario, gran atleta y mejor persona. Aún sorprendido.

Estába claro, la forma tras un maratón, se conserva, un o dos meses, ya que el cuerpo pedía mas, pero YO, no quería darle mas... así llegó la carrera del agua en 42´de nuevo, para poco a poco, ir cayendo en el desánimo y encontrarme ya sin ganas en Abril, en la Carrera del Caño, en Tarancón, deseando acabar, o mejor dicho abandonar, debido a un bloqueo mental en el kms 4, algo inaudito... aún así terminando, por terminar en 44´37, y poco después en Madrid, en 44´15... al ritmo ya le veía de lejos, o quizás muy de lejos.

Eso si, tengo que decir, que a primeros de Marzo, disfruté, quizas como nunca en una media maratón, sin objetivos y sin nada, correr por correr, disfrutar de su ambiente, de su recorrido... ésta fué la conocida media maratón de la Tragamillas en Villalba, 1h41, en plan disfrute.

Luego con el paso del verano, a sufrir mas, con menos entrenos, resultados obvios, en la subida a los molinos de Mota del Cuervo, sufriendo como un cochino-jabali y terminando en 46´... para llegar el mismo verano... y la bajada de kms, iba a ser mas notoría... así pasó con la Carrera de Pozorrubio del verano, aún corriendo tranquilo, sufrí como nunca ese dia de enorme y sofocante calor.

Y llegó Septiembre, y no buscando un objetivo exigente, sino, probando otras cosas, que aparte de los entrenos y sesiones de piscina que realizado éste tiempo, y encontrandome fenomenal... quisé probar, el correr un DUatlon, por probar... fué en Brunete, saliamos del verano, los entrenos éran de aquella manera, la bici, muy pocas salidas, un par de ellas, para al menos saber, que sé darle a los pedales...jeje... fuè una bonita experiencia, terminando en 1h20, y muy satisfecho; luego Carrera de Montaña en Palomera, bónito pueblo conquense, y del cual, ya tenía experiencia del año anterior... 16kms de rompepiernas, en 2h03, aún rendido a sus cuestas... para acabar el año, de nuevo con un DUatlon, ésta vez en Carranque; donde ya conociendo la experiencia anterior, preparé el tramo de carrera algo mejor, y la verdad es que salió fenomenal el ritmo inicial de los 5kms... pero llegó una tremenda caida en el tramo de bici... lo que se dice, como un buen OSTIÓN... en su exigente recorrido, y llegando a un llano asequible, una tremenda caida en un paso encharcado, me dejó tieso y malherido... aún así llegué a meta con la necesidad de llegar y terminar... las heridas fueron superficiales, aunque fueran escandalosas... el resultado fué lo de menos, aunque en el ultimo tramo de carrera diera mas de lo que se suponía, tras la caida, algo mas de 15min perdí en la bici, para llegar en 1h35.

Luego acabamos maltrecho, la San Silvestre de Pozorrubio, donde y en compañía de Ino, fuimos a un ritmo muy bueno para ella, casi que la liebre era ella de mi... y acabó el 2012.

Ya en 2013, hasta el 5 de mayo, fuera de dorsales, me dediqué a entrenar, sin mucha continuidad, y sin muchos kms... eran salidas con Ino, y algunas series de baja intensidad, eso sí... pocos kms semanales, pocos o ningún objetivo a la vista, por supuesto la palabra Maratón, no entraba en ningun momento, de mis planes mas a corto plazo; quería empezar casi de 0... volver a coger ritmo, si se pudiera... mejorar los entrenos, animarme, motivarme... VAMOS JAVI, VAMOS... #Tratadearrancarlo ... llegó la Carrera del Caño, y el calor, la falta de motivación, quizas las ganas, las cuestas... 48´, sin obsesionarme, ya que no sería justo conmigo... pero salió el mismo resultado que mi primer 10kms allá por el 2006.

Ahora, no es que la cosa haya cambiado, no... pero bueno, vamos a intentar arrancar, exigirme sin mas miras, que entreno a entreno... y ya se verá... por supuesto que no dejaré de disfrutar de éste nuestro deporte tan insolidario como es correr; pero lo que tenga que llegar, llegará, aquí estoy, para lo que me desee, aquí espero, a que algo me motiva mas aún, de lo que estoy; mientras tanto,correré de otra forma, disfrutando lo que haga, disfrutando de los amig@s, de mi mujer, que éste año, si le está pegando fuerte y sobre todo mantenerse en alerta por si éste año que cumplí los 42, edad de maratón, pudiera regalarle a finales de año, un idem; con una exigencia, quizas de otro tipo.

Salu2.